LA GESTIÓN AMBIENTAL DEL TERRITORIO COMO UNA APUESTA COMÚN